Efeméride: 9 de abril de 1977

Hace ya 30 años.
Aquel 9 de abril de 1977 era Sábado Santo, pero no como los de ahora, de playa, montaña, turismo y vacaciones.
En aquel entonces el Sábado Santo era un día de luto nacional. Las tradiciones cristianas tenían un peso muy importante en la sociedad, de hecho, España era oficial y obligatoriamente católica (lo de “reserva espiritual de occidente” aún podía oirse de vez en cuando). Por ello, el Sábado Santo era el tercer día de luto oficial en todo el país.
Sólo en las emisoras de radio había un pequeño equipo de guardia para la emisión de los informativos que básicamente contaban lo profundamente que se vivían, en todas las provincias, las procesiones y los oficios religiosos.
La noticia llegó a las redacciones a eso de las 12 del mediodía, pero cómo sería el clima, que hasta las 8 de la tarde no se pudo confirmar y contar.
El gobierno constituyente presidido por Adolfo Suárez había legalizado al Partido Comunista de España.

¿A que parece una nadería?
Pues para realizar esta tontería, se aprovechó la fecha del Sábado Santo y, antes de su difusión, el Ministro del Ejército, Gutiérrez Mellado, comprobó el estado de los principales acuartelamientos para prevenir posibles revueltas tanto populares como militares.
Esta fruslería provocó la dimisión del Ministro de la Marina como expresión de su disconformidad con la medida adoptada.
Las reacciones de la gente ante esta noticia fueron muy variopintas:
Unos se echaron a las calles enarbolando banderas comunistas para celebrarlo
Otros se echaron a la calle con símbolos franquistas como protesta
Los hay que se echaron a temblar previendo lo peor, las hordas rojas van a invadir España
Y hay quienes se echaron a reir esperando la llegada del comunismo auténtico y la anexión de España a la URSS.
Calculo que pocos se quedaron indiferentes.
Con la perspectiva que proporciona el tiempo, 30 años después, nos parecerá todo una exageración, pero para la España de mediados de los 70, esta legalización vino a sacudir las estructuras anteriores para poder construir algo totalmente distinto.
Observando la situación actual, no puedo menos que echar en falta la voluntad de consenso y construcción de una España moderna y democrática que reinaba entre la clase política.
Es verdad que cada uno tenía sus ideas y, muchas veces, éstas chocaban de frente unas con otras, pero existía un espíritu común de evolución entre todos y el convencimiento de que todos debían participar en ella.
Aquel 9 de abril de 1977 se comenzó a construir la verdadera transición pacífica hacia la democracia.
El 9 de abril de 2007 la democracia española padece la ineptitud, la arrogancia y la falta de entendimiento (propio y entre ellos) de los políticos, de TODOS los partidos políticos.
Hace 30 años, los peligros acechaban desde los extremismos radicales. Hoy la amenaza existe en los radicalismos moderados: Nadie es extremista, pero todos son radicales en sus posiciones.
Sinceramente, creo que es mucho mayor el peligro de hoy que el de hace 30 años, pues aquel se sabía dónde estaba agazapado, pero el actual es mucho más generalizado y, encima, revestido de democracia.
Anuncios