…Y se fue sin hablar de su libro

Don Francisco Umbral, de profesión columnista.
Periodista autodidacta (tengo entendido que acudió a la escuela durante un solo año), con una fina visión de la actualidad y la capacidad para reflejarla en la columna de un periódico.
Literato dedicado a esa especialidad tan efímera como es el articulismo, que obliga a estar en plena forma diariamente.
Personalmente lo encuentro mucho mejor columinista que novelista. Quizás sea que la constricción a la que obliga el espacio disponible de un periódico le forzaba a condensar en poco espacio una idea, que trasladada a la mayor libertad del libro le hacía perderse en un mar de adjetivaciones.
Pero su mayor popularidad le vino conferida por la televisión (como no) por mor de una frase que además de abrupta condensa toda una crítica a la utilización que hace la televisión del personaje.
El famoso “yo he venido aquí para hablar de mi libro” expresa la frustración por un acuerdo no respetado, una simbiosis reconvertida en parasitismo de la que usa y abusa el medio televisivo.
Ante el ofrecimiento de que el personaje publicite en un medio su labor profesional a cambio de aportar un prestigio y una sabiduría al programa se olvida frecuentemente, derivando hacia una utilización de la imagen ajena sin proporcionar la contraprestación acordada.
Este detalle es uno de los síntomas que podemos apreciar para clasificar un programa o una producción de “telebasura”, pues muchas veces no es sólo el contenido, sino el trato (o maltrato) a los invitados lo que convierte al programa en algo deleznable.
El programa en cuestión procuraba establecer una tertulia sobre temas de actualidad, invitando a personajes cuya formación pudiese aportar ideas o comentarios enriquecedores. Hasta ahí bien.
Pero si un invitado como contraprestación a ese relleno de contenidos acuerda beneficiarse de la publicidad que porporciona la tv (y que es su producto, lo que vende) no se le puede hacer luz de gas y obviar sus legítimas pretensiones.
Ahora, para enfrentarse ante la cámara y soltarlo así de claro (y con Mercedes Milá) hay que tener mucho carácter y las ideas muy claras.
He ahí el mejor ejemplo de la capacidad de denuncia y condensación de Umbral:
“Yo he venido aquí para hablar de mi libro”.
Otra cosa es que se le entendiese.
Espero que allí donde esté le dejen hablar de lo que quiera… y le escuchen.
Anuncios

15 comentarios

  1. Es que la autenticidad, llega.

    Un besito, Vib.

  2. Siempre tuve yo con este hombre una relación autor-lectora de lo más extraña: me parecía un borde impresentable por muchas de sus opiniones referidas a la mujer, pero no podía dejar de leer sus columnas.

    Odio-amor no puede ser (no lo conocía, así que cómo lo iba a odiar); hay muy muy muy poquita gente a la que yo “odio”, y creo que ni siquiera es odio, pero de todas maneras odiar es un sentimiento muy tirste y una palabra muy fea…

    Repulsión a ciertos exabruptos suyos-admiración por sus escritos sería más apropiado.

    Lo echaré de menos, mucho.

    Saludos.

  3. Pues ni fú ni fá. Nunca he leído algo suyo, y la impresión que me ha dado siempre es la de un hombre solitario y amargado. No sé, no es una opinión muy fundamentada, pero son sólo impresiones.

    De todos modos, la publicidad la consiguió ;-D

  4. Hace mil décadas leí un libro suyo. Luego le seguí en sus primeros tiempos en el país, y luego me cayó gordo como pocas vacas me caen ( pojemplo CJ Cela)Reconozco que era un gran dominador de la lengua, que popularizó cierto argot cheli previo a Ramoncín pero sus opiniones sobre todo las machistas, su imagen y su voz eran repeluznantes a mi entender.
    Descanse en paz.

  5. shysh, pues a m� su voz me encantaba… Si es que sobre gustos…

  6. Eso no importa porque sus libros hablan solos
    Bss

  7. Pues con este hombre nunca supe si hablaba en serio o se cachondeaba de todo el mundo.

    Saludos

  8. Cierto que algunas de sus ideas eran algo trasnochadas, pero me encantaba su capacidad de síntesis y cómo las exponía.
    ¡Ya quisiera yo exponer así las mías!

    En cuánto al carácter, es otro que resultaba algo grosero, pero como nunca he tenido que convivir con él, pues me afectaba poco.
    Me ocurre igual con Fernán Gómez, que encanta cómo escribe (y actúa y dirige), pero no me atrevería a vivir con él una semana.

    Cela no me gustaba de ninguna manera.

  9. Creo que este hombre era uno de esos que por la razón que fuera nacieron con una capacidad para escribir. Lástima que en muchos casos utilizara ese talento (incuestionable) para transmitir opiniones muy cuestionables. Lei algunas veces su columna en El Mundo y daba repelús.

    En cuanto a su famosa frase, no creo que fuera una crítica a la TV. Él asumía que salir en la tele era la mejor manera de vender su libro, y aceptaba rebajarse sólo con ese fin. No me pareció que en ningún momento quisiera participar en un debate que no fuera sobre su libro.

  10. Sirventés: No creo que salir en la tele sea rebajarse, dependerá de lo que hagas delante de la cámara. Y claro que quería hablar de su libro, de otra forma habría cobrado en efectivo por participar. Él mismo lo dice.

  11. pues ha nosotras heste omvre nos caia mal. nunca leimos nada sullo i sus columnas, que si leimos halguna, nos parezian como prepotentes i heso. osea que ni fu ni fa, que an dicho por ai.

    i emos leido que halguien lo a definido como “hun comunista que tratava mal a los camareros”. no nos gustaria que nadie nos definiera asin una bez muertas. jo.

    vesisss

  12. Mira cari, has coincidido con Grampus… Y te digo lo mismo…¡va con su edad! y mejor que se haya muerto que ultimamnet no decia mas que paridas… le leí un articulo ensalzando a Aznar y otro a Rajoy que daban asco, simplemnete. habia perdido toda su gracia y toda su ironía, ultimamente era un pelota del pesebre de Pedro Jota. Asi que ahora pq se haya muerto no vamos a estar llorando..¡Dios lo tenga en su gloria!

    Bezos.

  13. hola vivora

    A mi de P Umbral me gustaban sus imatadores , me hacian verlo desde el humor y cuando empeze a verlo con esos ojos empezo a gustar me.
    Eran inteligentes y graciosos sus comentarios.
    R.I.P.

  14. Como escritor muy bueno. De los mejores. Pero como personaje, un completo imbécil. No me gustaba para nada, ni me gusta ahora. Eso sí, me he reído de lo lindo viendo de nuevo el cabreo por lo de su libro.

  15. Mira cari, no te dije nada y te ataqué por la espalda para que no dijeras que yo venía aquí a hablar de mi queridísimo blog, que no es por nada, pero es fantástico, el mejor blog de la blogosfera y no es porque lo diga yo, que también me lo dice… me lo dice… bueno, alguien me lo dijo, pero yo no soy de los que están todo el dia hablado de su blog, de su blog, de su blog, de su blog, de su blog, de su blog, de su blog, de su blog, de su blog, de su blog, de su blog.. jajaajajaj

    Así que me lees por la forma? y yo te leo por esa lengua que tienes, jajaaj

    Bezos, cari.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: