El nido en peligro

Esto es in-creible.

Puedo prometer y prometo (a ver quién se acuerda de esto) que lo que voy a contar es totalmente cierto y no contiene un ápice de la legendaria exageración andaluza.
Los alrededores del nido siguen en obras.
Todo comenzó allá por el mes de enero en casa de la familia Topo. ¿Recuerdan?.
Pues los primeros meses aguanté estoicamente como buen vecino y sólo cuando mis nervios estallaron me atreví a confesarlo en público. Fue allá por el mes de marzo. (Antecedente aquí)
Después fue el nido de la sra. Perdiz el objeto de reformas a mediados de mayo. (Mi lloro aquí)
Cuando volví del nido estival en agosto, supuse que todo había terminado y las famosas suricatas no volverían a aparecer.
Pero hete aquí que no. Que en agosto estaban de vacaciones y han vuelto en septiembre a la carga.
¿Y les queda mucho?. Pues en casa de la sra. Perdiz un par de días (más o menos, que ya se sabe como es esto de los plazos).
Pero es que una suricata me ha confesado dos cosas a cual más preocupante:

a) Que los Topo han ideado una “reformita” pendiente (que será conectar con el metro de Sevilla, supongo).
b) Que la sra Víbora, a mis espaldas, con secretismo y a traición, se ha interesado por un presupuesto (y la carita de recochineo de la suricata era pa’verla)

Creo que mi única salvación es ir vaciando la cuenta corriente poco a poco y escondiendo la posible financiación en una cuenta sólo a mi nombre (por ejemplo en las Islas Caimán para que me lo cuiden las ruvis, que les pilla cerca), no vaya a ser que el presupuesto se ajuste a los disponibles y me vea con las suricatas dentro del nido.
Rezad por mí para que me dé tiempo a completar la evasión de capital.
Anuncios

10 comentarios

  1. JAAJAJ cari, como te pones….! bueno eso es típico. Nosotros vivimos en el típico chalecito que ya sabes, cosa que hace el vecino hay que ir corriendo a hacerlo y mejor y mas caro, si cabe… !

    Y lo del blog era una coña imitando a ese chiste que dice: yo no soy de los que esta todo el dia hablando del sexo, sexo, sexo, sexo,sexo, sexo, sexo, sexo, sexo, sexo… Jjaa no aprecias nada mi poco egoísmo a la hora de escribir los comentarios, ehh malandrínviborinaceo.

    Tu lo que tienes que hacer es hablarnos de la Sra. Vibora que nos lo prometiste.. de lo de las obras ya me acordaba.

    Y se confirma que las ruvis están en las Caimán.. tu no sabrás cuántas son, no? .. ya puestos, ajaja

    Bezos.

  2. Ahi va dios! Cuidadoooo, cuidadoooo!

    Es lo bueno de vivir alquilado, que no reformas ná de ná de ná!
    Eso sí, el otro día me tocó ayudar a una vecina a subir un perchero por las escaleras yo solito. Y vivimos en un cuarto. Arf… 😦

    Me entusiasma la palabra “suricata”.
    kia!

  3. Jejejejeje, a mí también me gusta la palabra “suricata” lo que no me gusta tanto es la idea de reformas en mi casa…
    Hace un par de años, el vecino de abajo de mi piso de estudiantes empezó a quejarse de que había goteras en su casa y que eran por culpa nuestra.
    Tuvimos a un suricata de esos en nuestra casa un montón de tiempo haciendo una cantera que ni te imaginas, y al final no era en el primer sitio donde empezó a cavar su madriguera… sino en otro mucho más accesible, y por añadidura el primero donde yo habría mirado…

  4. En tu plan de evasión de capital te propongo que me envíes a mí parte de tus fondos, que yo te los cuida, ¿eh?

    Las reformas son como una droga y enganchan. Tendrás que llevar a tu señora a un centro de desintoxicación.

  5. ¡¡¡Madremíademividaquehorror!!!

    Nada Víbora si a la señora víbora le ha dado el punto reformil…relájate ( ejem) y disfruta porque nada que hacer, puedes optar por ir al médico y decirle que te recete una camión de amiplines ( que, no es que eviten las molestias pero que hacen que te de lo mismo y te van a dejar insensible el tiempo que dure lo que dure la cosa que eso no se sabe jamás…te lo digo yo), también puedes optar ( pero esto puede tener unos efectos secundarios terroríficos) por arrastrarte aún más ante tu víbora favorita y suplicarle que no lo haga que con ese dinero puede renovar su armario, esto igual funciona pero quelosepas te va a costar un H. de víbora…en fin déjame que piense en alguna otra estrategia porque la cosa querido pinta muy mal…
    Besitos solidarios jajajajajajajaj (sorry)
    😛

  6. Bueno, siempre puedes ponerte tú en plan suricata. Aunque igual luego hay que llamar a las suricatas profesionales para que arreglen lo “reformado” XD

    Un beso, Víb, y paciencia 😉

  7. 😦

    Pues te acompaño solidariamente en el sentimiento, y no sabes cómo…

    A nosotros nos reinvaden los suricatos otra vez uno de estos días, y yo ya tengo pesadillas… Para empezar, hoy tenían que haber venido a lo de los presupuestos y demás, y no se han presentado…

    Yo por mí que me dejaran la casa como está, no estoy yo para estos trotes ladrilliles…

    Fuerza!

  8. IAGO
    Tú eres carne de Salsa Rosa. Hay que ver lo que te gusta un cotilleo.
    Lo de hablar de la sra víbora sé que está prometido y siempre cumplo mis promesas, otra cosa será cuándo, porque soy vago, vago, vago…

    GALAHAN
    Cosas de ser todo un caballero, pero peor habría sido que en lugar de un perchero, la señora hubiese comprado un armario de 3 puertas en Ikea, que además de subirlo se lo tendrías que haber montado.
    La palabra “suricata” como palabra suena muy bien, pero a mi me está empezando a dar alergia.

    RUTH
    ¿Elche es paraiso fiscal con blindado de los datos bancarios?.
    De momento estoy haciendo una campaña de concienciación social: “Dí NO a las reformas, por tu salud (y sobre todo la mía)”

    E-CAT y COV
    Veo que confiais poco en mi poder de persuasión. Ya os iré contando mis progresos. Pero… ¡no me rindo tan fácilmente!

    MISS SINNER
    ¡Eso sería lo último! Todo lo que vaya más allá de cambiarle las pilas al mando a distancia se escapa a mis conocimientos sobre bricolaje y, además del posible destrozo inmobiliario, está el seguro cansancio físico y la presión psicológica de hacerlo todo mal. ¡No, no y no!

  9. Yo de verdad que intento no reírme, pero es que entre e-Cat y tú… (¡jijiji!)

    Ay pobres….

    Cuando me puteen a mi con obritas entenderé vuestra venganza pero es que, visto desde fuera, es muy gracioso 😉

  10. TAM
    ¡Qué cruel eres!
    Pero riete lo que quieras, que para eso lo pongo aquí, para que tus problemas desaparezcan y reirme yo también.
    El día que veas una suricata, huye de ella como del demonio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: