¡Feliz Navidad!

¡Feliz Navidad a todos!

Porque a mí me gusta la Navidad.

Parece que la moda es la de “no me gusta la navidad”, “odio la navidad”, “la navidad es sólo consumismo”, “la navidad es una farsa inventada por los centros comerciales”,… y para ser moderno, actual y progresista hay que apuntarse a esa corriente.

Pues (como ya sabréis) me importa un comino la corriente de pensamiento políticamente correcto (y la de pensamiento incorrecto también) y no me importa deciros a todos que me encanta la navidad. Y tengo mis razones.

Porque en Navidad existe un ambiente especial, un acercamiento entre las personas y una enseñanza que transmitir a los que vienen detrás (y delante, y al lado).

Porque cada uno se construye la Navidad que quiere y el consumismo llegará sólo hasta donde tú le dejes llegar y tú puedes acoger lo mejor de la Navidad y desechar lo que no te guste. No vale escudarse y excusarse con la consabida “sociedad”.

Porque la Navidad me ofrece la oportunidad de pisar el freno de la vida cotidiana y hacer cosas distintas con los viborillas.

Porque la ilusión de los viborillas viendo la cabalgata de los Reyes Magos me pone las escamas de punta.

Porque enseña muchas cosas que, cotidianamente, tenemos un poco aparcadas y no se hacen tan patentes: que hay que ser buena persona, que los buenos actos (y los malos) tienen consecuencias, que existe la familia y está ahí, que no toda la música es Chenoa, Bisbal y Ricky Martin (existen Mozart, Strauss, Verdi, Beethoven y la música tradicional).

Porque me hace recordar mis navidades pasadas y la ilusión que destilaba cada una de ellas (según la edad y los intereses): la infancia con la ilusión de montar el Belén con mi padre, pasear por las calles adornadas y verlo todo muy distinto y los Reyes en el horizonte del 6 de enero; la pubertad con la ilusión de poder pasar toda una noche con los amigos; la adolescencia con varias noches de juerga y un montón de chavalas por ligar; la juventud para lo mismo que la adolescencia; y, ahora, ver cómo los viborillas repiten el ciclo y viéndome reflejado en sus ojos cuando hablan de regalos (y escribir la carta, pensando en la cara que van a poner también tiene su encanto).

Así que, de parte de un auténtico enganchado a la Navidad os deseo a todos una Feliz Navidad a vuestra manera.

¡Felicidades!

P.D. Y porque las Ruvis vuelven al suelo patrio y a su “terreta”, al más puro estilo de anuncio de turrón.

Anuncios

15 comentarios

  1. Ole!
    Feliz Navidaaaaaaaaaaaad!!!
    Besotes

  2. Un besito fuerte Vib.

    Que las disfruteis al máximo con vuestras viborillas fantásticas, ¿qué tal es el papel de Reyes Magos?

    🙂

  3. Muchas felicidades, hombre. Digo, Víbora.

    A mí la Navidad me hace respirar nervios y estrés, pero lo de los regalos me encanta (sobre todo hacerlos).

  4. Pues qué quieres que te diga: yo también soy un gran fan de la Navidad. Lo que pasa es que cuando pasas a la edad adulta y al trabajo, parece que se pierde toda la magia. A mi eso me revienta mucho, pero bueno…

    Me acuerdo de pequeño mirando sin parar el árbol que poníamos en casa (bueno, ponían) y quedándome ensimismado con las lucecitas… y de ahí en adelante, todo flipe. Ains. Qué tiempos… Ahora no es lo mismo. Algo habrá que hacer!

    Saludos víborilla navideña. Disfrute usted!

  5. No es lo mismo cuando eres adulto, pero este año el día de Navidad ha sido mejor que los de los últimos años.

    Sin duda, tener pequeñajos en casa lo hace todo diferente.

    Un beso para todos, Víb.

  6. Pues yo por mis partes soy del club antinavidad, y por muchas de las razones que ha nombrado el víbora. Siempre les tuve manía, no consigo recordar ninguna época de mi vida en que me gustara el jaleo del árbol cargado de bombillas y toda la parafernalia plástica, no sé, será que les faltó algún tornillo cuando me programaron, porque aunque parezca que no, lo que no está tan bien visto es decir que no te gustan…

    Bueno, y aparte de todo, es que trabajando en una tienda tuve una serie de experiencias “religiosas”… que pa mí se quedan porque no las puedo contar… Pero a partir de ahí le cojí tal manía a la acumulación de gente comprante, que me pasa como a ruth, que me estreso toda yo solita como me vea en medio de un barullo de esos…

    Pero tampoco es que esté en guerra contra las navidades, eh, que participo en todo el lío, aunque sólo sea porque a mis suegros los pobres les encanta el rollo de verse con toda la familia, los nietos, los regalos, las luces…

    En fin, que cada uno se lo monta como mejor le parece, y mientras nos respetemos, sobre gustos no hay nada escrito, verdad?

    Venga, yo os deseo una feliz navidad y/o un feliz solsticio de invierno, ea, que cada cual que vea con qué se queda, hombre, y así, todos contentos 🙂

    Saludos!

  7. LIDIA
    ¡Gracias preciosa!

    TAM
    No sé, pregúntale a ellos. Recuerda que los padres no existen.

    GAL
    Pues disfruta de las navidades que te quedan hasta llegar a la edad adulta. Jajajaja

    MISS SINNER
    Me alegro y espero que sea peor que la próxima.

    COV
    Por supuesto que puedes creer lo que quieras, pero lo del solsticio de invierno es una gabachada de finales del siglo XVIII.
    Mejor, celebra el nacimiento del sol tras pasar la noche más larga, que es la celebración precristiana que aprovechó la Iglesia (qué lista siempre).

    RUTH
    No te estreses, que no ganas nada con ello.

  8. Jajajajajajaja una gabachada! Me he tenido que reir con la expresión, míralo él, qué castizo nos ha salío 😛 😛 😛

    Bueeeeeeeeno, veeeeeeeeeeeenga, no decimos “solsticio de veraaaaaaaaano”, decimos lo del nacimiento del soooooool, que supongo que vendrá a ser una manera más poética de describir el mismo fenóómeno…

    Un día de estos te cuento los orígenes paganos del tema este, tú ya sabes que me gusta contar ese tipo de cuentos, pero este año no, que me ze atraganta ya 😆 😆

    Besos, hombre, digo víbora!

  9. pol dior!

    He dicho solsticio de “verano”!

    Eso es que me falta a mí el Lorenso pero locamente además 😳 😳

    Así que ya aprovecho para mandar más besos, pero esta vez ruvios:

    Vesis a cascoporro!

  10. Jejejejejeje, síp, los niños hacen que valga la pena la Navidad, me encanta observarles por la calle, con los ojos abiertos mirándo las luces, los escaparates, los juguetes…

    Felices Fiestas!

  11. COV
    Pues vente p’acá que está haciendo unos días de sol…

    CARABIRU
    Los pequeñajos disfrutan la navidad a tope y da gusto verlos.

  12. Tristana y yo hemos pasado una navidad rara, una mezcla de felicidad y tristeza. Digamos que una Navidad realista.
    En tu caso, los viborillas hacen amables tus sentimientos.

  13. Feliz año y feliz todo!
    Besotes bichico 🙂

  14. Venga, chiquillo, que Feliz Año Nuevo, que usted festeje bien y le venga propicio 🙂

    Besos!

  15. ainsssss, que emos buelto!!!!

    felizes fiestas i pospero año i montoneras de vesis i larga bida i todo lo güeno que se te hocurra. majo mas que majo!!!!

    muakas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: