Guerra civil en el nido

Supongo que todos conoceis mi natural aversión a las reformas en el nido y las pretensiones de la señora de Víbora tendentes a “cambiar cuatro cosas”. Quien no las conozca, es hora de que se ponga al día rebuscando entre los papeles viejos.

Pues tras dilatar el enfrentamiento durante meses, la semana pasada se produjo la, por otra parte inevitable, batalla.

Todo comenzó con movimientos estratégicos y diplomáticos por parte de la señora de Víbora por sacar el tema, poniendo gran énfasis en lo que mejoraría el nido y lo cómodos que podríamos vivir en él. Yo, por mi parte, eludía cualquier alusión con frases certeras del tipo: “si yo ya estoy comodísimo”, “ahora meses de jaleo para terminar igual que ahora”, “pues si ese muro está ahí, será por algo ¿no?”, “uhm, me parece que ese muro va  a ser de carga y no se puede ni tocar (cosa de la que no tengo ni idea, pero como la señora de Víbora tampoco, todo es cuestión de decirlo con mucha seguridad y gesto preocupado, como si uno llevase años ejerciendo de arquitecto)“.

Estas triquiñuelas sirven para ganar algo de tiempo mientras se buscan ejemplos de amigos damnificados por obras en casa y se van sacando convenientemente con un “acuérdate de fulanito, que por ampliar un armario se le vino la casa encima”.

Finalmente, el viernes, la señora de Víbora me cogió por la espalda, a traición, con premeditación, alevosía y nocturnidad. Eran más de las once de la noche, uno estaba medio adormilado en el sofá agotado de toda la semana y soltó eso de:

– Viiiiib

– ¿Quéeee? – el tonito debió ponerme sobre alerta, pero el agotamiento había embotado mi instinto de supervivencia.

– ¿Tienes un minuuuuto?

– aham, ¿para qué? – ¡ay de mí! ahí debí hacerme el dormido, pero anduve lento de reflejos.

– Mira, tengo varios presupuestos para… bla, bla, bla…

¡Tenía ya varios presupuestos! ¡se había aprovechado mis ausencias laborales para prepararlo todo!

Me defendí como gato panza arriba, contrataqué con todas mis fuerzas, pero la envolvente estratégica había sido, francamente, magistral. No tenía retirada posible, había visitado a los vecinos, había mejorado con ideas propias los planos de las suricatas, iba a aquedar todo genial y encima a muy buen precio.

Ante tal ejército, no tuve otro remedio que replegarme sobre mis posiciones, defender mis trincheras con sangre, sudor y lágrimas. Finalmente, hube de aceptar entrar en negociaciones para firmar un armisticio.

Finalmente, he de darme por satisfecho, pues aunque tendré “artistas” dentro del nido durante un tiempo, todo quedará un una manita de pintura general con algún que otro cambio de color según las modas actuales (que no tengo ni idea de cómo son).

Así, que creo merecer unas felicitaciones, pues una vez esté el nido “a la moda” en colores de pared, no vamos a tocarlas y tirar el dinero que costó, ¿verdad?.

Ya os contaré mis aventuras (y desventuras) con los artistas del rodillo.

Anuncios

7 comentarios

  1. Madre mía la que te espera!!

    Cuéntanoslo todo y así te desahogas. jeje

    Besicos

  2. Nosotras y Trosket nos tenemos que poner de obras en nuestra perrera. Nos hace falta de verdad.
    ¡Hay que hacerse el ánimo!

  3. Al ver tu comentario ya sabía yo que había hoy post… Bueno, todos sabemos lo reticente que eres a hacer mudanzas…. mudanzas, obras y cambios de criterio, jajaja.

    Pero en fin, parece que no has salido tan mal parado… Una manita de pintura no levanta jaquecas. Esperemos que te dejen postear mas a menudo…

    Ya te lo dije en mi blog, pero cari… ¿qué clase de pregunta es esa que me haces? Tb. conozco a Maradona, Puskas, Amancio y Gento… Y ya puestos a Franco y a los Reyes Católicos, ehhhhh!

    Bezos a ti y a tu sra. víbora , a los vecinos e incluso a los obreros que te van a dejar el nido nuevo….

  4. Pobrecillo! Sé lo que jode… Y ten en cuenta que se te plantarán en casa a las 8 solamente los sábados, el resto de días vendrán cuando ya estés despierto…
    Pero sí, has tenido una baza a tu favor. No tirará las paredes recién pintadas 🙂
    Un besote!

  5. Yo lo que pienso es que hay que pedirle a la Señora Víbora el antídoto a tu veneno porque te tiene pillado 😆 .

    Que te sea leve, hombre. Cuanto antes empiecen, antes acaban.

  6. Pero… A ver… ¿Entonces lo que llevas mal es que se te instalen “artistas” (eso me ha encantao XD) o la movida de “reformas” en general aunque sólo sean unos brochazos? Si es lo de los intrusos siempre podéis pintarlo vosotros mismos. Ahorraríais más, lo pasaríais mejor y siempre podría caer una lata de pintura en una mano y pedir la baja por unos días XDDD
    Sé que de primeras, eso de la lata y el dolor posterior no es una propuesta muy atrayente, pero la perspectiva de unos días “libres” después de pintar no parece tan mala 😀

    Besos, Vib, que te sea leve ;-D

  7. No te fies Vib!!!

    Aunque vista la fecha del post… igual ya tienes a unos cuantos miguelángeles decorándote el nido, así que suerte!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: